Son días como hoy los que me gusta escribir. Mi café está en punto, llevo puesta una camisa de satín con animal print de Rapsodia y los pies descalzos. Estoy recostada en mi cama y en mi mente van llegando las palabras perfectas para escribir…

Escucho el teclado mientras mis dedos recorren las palabras y aparecen en la pantalla, al mismo tiempo que a lo lejos se escucha el sonido que hace mi cachorro de ya 6 meses corriendo por todo el departamento.

Es bueno hacer las cosas que amas, y había olvidado lo bien que se siente escribir. El 2018 fue el mejor y peor año de mi vida. Agradezco a esa persona que se fue de mi vida, por que al final por más doloroso que fue me reencontré a mi misma y fue el año Back to me.

Después de la tormenta viene la calma, y quizás el último día del año fue el mejor día de todo mi 2018. El darme cuenta que todo lo que necesitaba era a mí misma, y todos mis sueños y anhelos estaban en mí no en alguien más. El cerrar por fin un ciclo vicioso, que no me llevaba a ningún lugar bonito más que al camino del sufrimiento. Quizás extrañe a R toda la vida, pero sé que es momento de cerrar. Y como dice la canción de Closing Time de Semisonic… I KNOW WHO I WANT TO TAKE ME HOME!!!!

Y la respuesta es esperar sin esperar, yo puedo llevarme a casa a mi misma pero sería lindo algún día si la vida me lo permite que alguien más me acompañe a casa.. ( una metáfora extraña jaja pero creo que así es como funciona).

Uno no se muere de amor, y mi mayor temor en la vida era perder a R y así sucedió. Y sobreviví , como sé que muchas de ustedes han sobrevivido y siguen sobreviviendo tras una ruptura.

Hoy sigo descubriendo la felicidad en las pequeñas cosas.

Erróneamente como la película de “Loca por las Compras” sentí a mediados de año que lo material traía la felicidad por que era lo que veía por todos lados. Compra esto y te sentirás completa, viste esto y serás hermosa, debes de usar x o y maquillaje para ser bonita. Y luego me di cuenta que caí en la mercadotecnia de la promesa de venta de producto A, B, C, D y consumí hasta la ultima letra del abecedario. Así como R como buen mercadológo me convenció que el era todo lo que tenía y que era el mejor hombre del mundo, que era perfecto y que nadie me iba a amar como el y estaba tan equivocada.

Yo soy suficiente, y al demonio con R!!! Si yo no me daba cuenta de mi valor, menos R. Menos nadie. Y esta bien descubrirse y encontrarse en el camino. Y yo me sigo encontrando todos los días, pero ahora sin ninguna venda en los ojos.

Para las chicas que me han escrito que han pasado por una ruptura, por un divorcio etc. HOLD ON! por que les juro que llega la calma. Dejen de cuestionarse que hicieron mal, que pudieron hacer diferente. Dejen que llegue la calma. Y esa calma llega justamente cuando aprendemos a fluir. A soltar de mente y cuerpo lo que nos ata a seguir a delante. Cuesta mucho trabajo lo sé, y miro hacía tras unos meses y veo la Beca rota y hecha un mess y ya no soy ella. Se vale gritar, se vale llorar, se vale enojarnos, lo que no se vale es reprimir lo que sentimos.

Hoy para cerrar este año doy gracias a mi desastre y al caos que me trajo R. Por que volví a renacer en algo que no puedo explicar. Así como el ave fénix resurge de las cenizas eso pasó conmigo.

Parece mucho darle tanto crédito a R, pero la que más crédito se lleva en este cierre soy yo misma.

Por fin aprendí a superar mi mayor miedo, estar sola no es algo malo. Aprender a vivir con una misma es una gran aventura. Y gracias a que me deje ir y comencé a fluir cosas lindas llegaron a mi vida para cerrar el año.

Vendí muchas mascadas de mi marca Doble Infinito (y sorprendemente me va bastante bien con ella), hice nuevas amistades y volví a reencontrarme con amigos que tenía mil años que no veía. Retomé mi gusto por la moda, cerré el año con trabajo nuevo. YAY!!!

Se va la Beca desastre y llega Becalicious! lol una mezcla de lo mejor de mí ready to go as we speak!.

Les deseo lo mejor para este año que viene. Que la vida les de mucho amor, salud, éxito y muchos logros personales. Pero sobre todo deseo que si no se han encontrado a sí mismas este año que viene sea su año.

 

 

xoxo, B