Este post no es un cliché, tampoco una guía ni un manual. No hay buenas ni malas formas de terminar con una persona. Siempre existe una canción, un recuerdo, que te lleva al mismo lugar. No sé cuántos días vas a estar triste, ni cuántos días vas a estar bien contigo. Lo que puedo decirte es que esto va a pasar. Puedes llorar, puedes gritar, puedes irte de peda con tus amigas y amigos no hay una regla que diga como debes de actuar ante esta situación.

Puedes marcarle mil veces y mandarle whatsapps hasta que te bloqueen de su celular y te apliquen el ghosting. Por que esa es la parte más difícil, cuando te conviertes en una extraña. Y esa persona que conocías se convierte en una sombra del pasado. Simplemente a el no le gustas tanto, simplemente ya no hay nada. Nada que puedas arreglar cuando esa persona decide irse de tu vida. Simplemente ya no eres nadie, haz dejado de existir y no figuras en su presente.

No puedo decirte cómo actuar, ni qué decir, por que ese discurso seguramente lo tienes memorizado en tu mente. Y lo repasas una y otra vez pensando…qué le diré a esa persona. Pero lo que puedo decirte es que para curar un corazón roto es fluir. Fluir … a qué me refiero con fluir?

Fluir es seguir con tu vida, atesorar los buenos momentos que tuviste con esa persona y guardarlos. Yo escribo,tomo fotos con mi polaroids,escribo cartas, y me pongo a diseñar. Quizás tu decidas correr en la calle, hacer ejercicio, irte de viaje.

A mi me gusta viajar, aunque no sea tan lejos me doy mis vueltas y veo más allá de mis horizontes. Probar nuevas actividades y cocinar. Nadie puede entender lo que sientes más que tú. Por que es muy sencillo para las terceras personas decirte que sigas con tu vida. Tienen razón. Pero lo más difícil es dejarlo ir, es cuando más debes de fluir.

Todo queda en ti. En que sepas que no te quedarás estancada con un pie en el pasado y otro en el presente. Hay días buenos y días malos. Al final es una pérdida. Y con eso lleva un proceso. No hay un día o fecha o mes o año ni límite de tiempo. Hay amores que simplemente no se olvidan. Esos son los que valen la pena recordar. Pero así como son un recuerdo, forman parte de un espacio al cual tu ya no perteneces.

Este post es solo una reflexión, quizás sea muy abierta con lo que estoy escribiendo pero no soy experta en temas del corazón. La verdad es que soy de las mujeres que aman demasiado (lo cuál no es bueno), por que soy de las que da todo en una relación. Pero me he dado cuenta que al curar un corazón roto sabes que no seguirás repitiendo los mismos patrones en tus próximas relaciones. Que quizás esperas que la próxima persona que conozcas sea mejor que la anterior. No va a ser perfecto, ni será todo un chick flick. Yo tiendo a idealizar a las personas, al final son personas no son perfectos son humanos. Cometen errores.

Yo decidí ponerme un band aid en mi corazón de pollo, y sanar a mi manera. Sé que todo lleva su tiempo, y sigo fluyendo al igual que muchas y muchos de ustedes. Lo mejor que podemos hacer a parte de fluir es.. perdonar y no quedarte con nada dentro. Ese perdón es para ti no para la otra persona. Muchas veces no lo entendía hasta ahora..

Era yo la que debía perdonarse para soltar. Espero que este post lo lean con calma y ojalá y les sirva de algo.

PS. Les recomiendo los libros de Rupi Kaur (Milk and Honey , The sun and her flowers)