Sneakers NIKE, Mochila COOLCAPITAL, Mascada BIMBA Y LOLA, Chamarra MASSIMO DUTTI

Hoy fui al centro histórico de la ciudad y me tope con una de las esquinas más emblemáticas que tenemos. Se trata de la esquina del Restaurante Sanborns en la calle de Madero. El centro llenísimo como siempre pero tuve oportunidad de tomar esta foto.

(Escuchando en este momento que escribo FIX YOU de Coldplay)

Creo que en diferentes ocasiones que pase por momentos extraordinarios no me la creía (en lo profesional y personal). Ahora que estoy a mis 33 y estoy en un mid life crisis muchas cosas me acaban de caer en cuenta. He descubierto que el amor y cariño que nos damos a nosotras mismas es el mismo que le damos a los demás. Creo que somos como un espejo. La última vez que vi ese espejo me equivoque de muchas formas.

Y mi espejo se rompió en piezas muy pequeñitas… ni con kolaloka, ni con cinta mágica se pegaba. Trataba de armarlo pieza por pieza. Habían unas que emulaban a un rompecabezas y tampoco podía.

Ya cumplí exactamente un año de soltera, ha sido un año muy difícil en mi vida. Pero ha sido una prueba en muchos sentidos, sobre todo en retarme a mi misma a seguir adelante y empezar de nuevo. Nuevo depa, nuevos amigos, nuevos retos, nuevas metas, nuevos propósitos, reinventarme a mi misma. Seguir pegando poco a poco sin prisas este espejito.

Y quizás cuando mi espejo este completo y brille así como dice Rihanna “shine bright like a diamond” quizás en ese momento esa persona va a llegar cuando menos lo espere. Pensé que hace unas semanas mi espejo estaba completo y volvió a romperse un poquito. Al principio me sentí decepcionada pero creo que es así como funciona. El no era la persona que pensaba que era… Ahora me toca seguir armando un espejito bulletproof. O al menos ponerme un letrero de under construction.

Continuará…