Hola mis pequeños burgueses, aquí estoy de regreso en un domingo que me ha nacido la inspiración de escribir. Disfruten muchísimo este día y carguen pilas para la semana que viene. En este post les comparto algo muy personal. Me encuentro en una nueva etapa de mí vida. De nuevo me encuentro soltera. Ha sido un duelo personal bastante complicado, triste y difícil pero sigo de pie dándolo todo y tratando de no perder la fe en la humanidad. Comencé por trabajar en mí para ser mejor y sentirme mejor. Me corté el cabello, me hice un cambio de look. Retome mi hábitos alimenticios y me metí al gym. Esta semana por fin me cambie de departamento y me sentí bastante bien al respecto. Llevo media semana viviendo sola y se siente extraño pero bien. Siempre he sido una persona que pasa mucho tiempo sola, y mi papá siempre se enfoco en educarme a ser una mujer independiente. Me había mudado temporalmente a casa de mi mamá en lo que mi vida parecía acomodarse, pero eso de dormir en el sofá cama ya no estaba funcionando jajaja mi primer noche en el departamento nuevo fue una experiencia surrealista. Había olvidado como se sentía el silencio en una habitación, el olor de café quemado en la mañana, cómo es leer un libro de poesía junto a una ventana bajo la lluvia y una taza de té de manzanilla con lavanda. Cómo es ver chick flicks hasta el cansancio mientras quieres reír y llorar al mismo tiempo sola llena de mil almohadas. Lo divertido de usar mascarillas de gel coreanas y consentirte. Cómo es ir a un restaurante súper nice y pedir un delicioso postre para ti y no compartirlo con nadie. Cómo es relajante ir al cine sola y hacer cosas que habías olvidado que te gustaban hacer. Creo que a pesar de pasarla mal el mes anterior comprendí que el sufrimiento es opcional. Que la felicidad está en mí y yo soy la creadora y diseñadora de mi propio universo. Cuando alguien se va de nuestras vidas parece que el mundo que conocíamos se derrumba. En mi caso después de vivir con esa persona y compartir un hogar un año y fracción (el mejor año de mi vida sin resentimientos) fue devastador el comprender que yo ya no encajaba más en esa relación ni en ese lugar que compartimos. Que tenía que continuar, por que esa persona había decidido seguir con su vida sin mí. En el camino a reintegrarme a la soltería encontré el apoyo de muy buenos amigos y familiares que no me dejaron sola cuando me sentía la persona más sola del universo. Retome el blog, abrí un sitio nuevo y comencé a retomar mis planes. Comencé a soñar de nuevo en grandes cosas y me di cuenta que todo quedaba en mí. Cada día que pasa y cada decisión que tomo es por estar bien y por estar mejor. Me agrada estar aquí de nuevo escribiendo de moda y de cosas en la vida por que es parte de quien soy. Había olvidado quien era, por tratar de ser la mejor versión de mí misma para alguien más y eso no está bien. En este post back to me! quiero transmitirles que es bueno soltar, pero sobre todo es bueno darse cuenta de lo mucho que valemos. No entendía a Carrie Bradshaw de Sex and The City cuando decía … Love yourself first! Y recuerdo hacía atrás cuando comencé mi relación con esa persona yo era tan diferente. Pasaron muchas cosas y creo que reprimí parte de mí por tratar de ser la novia ejemplar y perfecta. No soy perfecta, yo soy yo. Y al final es triste darse cuenta que no todos se quedarán. Pero no pierdo la fe de que en algún lugar está mi Mr. Big. Ahora quiero cosas totalmente diferentes… me di cuenta que ya no quiero un novio ahora quiero un esposo jajajaja ( ya sé no se burlen de mí!) pero sí , quiero alguien que me ame tal como soy pero sobre todo que este conmigo en las buenas , en las malas, en la enfermedad y el último día de mi vida. Ahora tengo mis relationship goals muy arriba, pero quiero alguien que no tenga miedo a comprometerse y que valore todo lo que soy y doy en la relación. No quiero alguien que llegue a mi vida a apantallarme y que salga corriendo en el primer problema fuerte que tengamos como pareja. Si no que me tenga la misma paciencia y tolerancia, amor y cariño que le doy, y que tenga un gran corazón. Para que esa persona llegue a mi vida reconozco que no estoy lista todavía por que tengo mucho que trabajar en mí primero y cuando llegue el momento que tenga que llegar sé que voy a ser la mejor versión de mi misma para mí y el no va a querer cambiar nada de mí.