Tiene mucho tiempo que no escribía así.. es como empezar este blog otra vez después de 8 años! Bienvenidos de nuevo a esta extensión de mi vida. Gracias por los que han estado aquí leyéndome todos estos años. Que me han visto en las buenas y en las malas. También a los que me han visto crecer. Esto nunca se ha tratado de los likes, al menos no para mi. Por eso no pauto mi contenido. Me gusta la gente real, y tener una conversación diferente.

Ahorita que estoy en cuarentena me pongo a pensar que paso un poco de tiempo en escribir entre un post y el anterior. He vaciado mi bandeja de trash como 4 veces en todo el mes. No logro expresarme como quisiera.

Creo que parte de la situación actual de salud que vivimos ahorita es una buena oportunidad de hacer una introspección de nosotros y realmente tener un dialogo interno. Me vi un poco metafísica pero últimamente he estado haciendo justo eso. Cuidar de mi salud y al mismo tiempo valorando todas las cosas buenas que tengo, desechando lo que ya no hace click conmigo. Y dejando ir de lo que no me hace bien. Dándome nuevas oportunidades en la vida, en mi vida personal y en mis proyectos. Me doy cuenta de que soy afortunada de tener a mi lado a personas increíbles. Amigos y amigas que amo y que pueden pasar los años y siguen siendo como son. También tener una familia que me apoya.

Al hacer esta introspección de mí misma comencé a soltar cosas, a dejar de decirme que “no soy suficiente”. Dejar de culparme por los fracasos amorosos en mí vida por “no ser suficiente”. Dejar de “no ser suficiente” para alcanzar lo que quiero. Y saben qué? Se siente muy bien no cargar con eso.

Por que el “no ser suficiente” era solo una creencia en mi cabeza. No es lo que soy. Y esto me lleva a querer ser mejor y darlo todo en los días más difíciles.

Esta soy yo a mis 13 años, con mi prom dress. Mi primer acercamiento a la moda. Me gustaba ese vestido por que me hacia sentir toda una princesa. En esa edad luchaba mucho con mi peso, y no sabía que eso cambiaría años después. Que eso no me iba a definir, que el “no suficiente” por mi peso era algo irreal. Quisiera volver atrás y decirle a esa niña que lo más importante es sentirse feliz con lo única que eres. Que el peso no te hace menos ni más. Y que a mis 33 me iba a estar riendo de esto.

A mis 33 casi 34 (por si me quieren festejar el día de mi cumple 20 de abril fin de cuarentena jajaja) estoy dejando el hilo negro que defino como “no suficiente” por un me amo incondicionalmente. Y no tengo que ser suficiente para nadie. El que me quiera en un futuro tendrá que aceptarme como soy así. (muy trillado ya lo sé) pero lo digo en serio.

He dejado de creer en los príncipes azules desde hace mucho tiempo. Pero si creo que existe el indicado y se presentará en mi vida cuando tenga que llegar. Mientras tanto la única relación que quiero es conmigo misma. Tengo mucho que crecer internamente. No hay nada mejor que tener la mejor relación con una misma y luego con los demás.