Captura de pantalla 2015-10-26 a las 14.44.23

Hola mis pequeños burgueses, fashionistas y curiosos. Pues les había comentado en un post anterior de como mi percepción de la moda ha cambiado en estos 3 años que llevo como blogger.

Pero como todas las cosas hay una historia detrás de esto. Siempre me ha gustado la moda, la industria me llamaba mucho la atención. De hecho pase por la IBERO un semestre en Diseño Textil y en Jannette Klein en Diseño de modas 2 meses. ¿Qué pasó ahí? Pues las dos carreras me gustaban pero en ese entonces la moda o la “industria” en México no era como ahorita. Me encantaba coser en mí maquina y crear cosas pero no me apasionaba tanto como el Diseño Gráfico que se convirtió en mi carrera elegida.

Recuerdo que en el 2005 acudí a “Semanas de la Moda” cuando todavía no existía Mercedes Benz Fashion Week, Nook, ni otra plataforma de moda en México más que esa. Fue la primera vez que fui a una pasarela en mi vida, y se presentaban por primera vez Malafacha y las diseñadoras Julia y Renata.  Mi emoción fue total, ver el resultado de todo un proceso de diseño en ropa y en un concepto.

Pero fue la película de El Diablo Viste a la Moda que fue mi mayor inspiración, mi sueño era ser como Andy Sachs algún día. Por que la verdad es que me gustaba la moda pero era cero fashion y no la entendía. No entendía por que la gente gastaba en ropa, ni en outfits. No me interesaba, realmente era una chica “basica”. Así como Andy Sachs. Pero en mi mente pensaba que algún día mi plan era superarme y ser una glamazona.

En la universidad era la persona menos fashion de la vida, era como un niño. Mi look era súper tomboy, usaba casi nada de maquillaje. Mi closet estaba lleno de sudaderas, converse y boyfriend jeans. No me interesaba verme bonita, ni siquiera por gusto personal. Mi rollo era ser invisible. Y entendí después de 5 años de carrera profesional y de terminar una relación tóxica con mi exnovio. Que mi manera de vestir era un reflejo de lo que sentía por dentro. Que realmente no me sentía bien en mi propia piel. Que usaba sudaderas y ropa grande por que quería esconderme del mundo. Que me daba mucho miedo verme bonita, que me asustaba ir de compras y como era una chica plus size era un martirio ir a Zara o a cualquier tienda de fast fashion y no caber en la ropa. Así que odiaba ir de compras. Pero por dentro deseaba tanto ser como estas chicas de Vogue o la revista ELLE. Se me hacían tan perfectas, y bonitas. Mi autoestima estaba por los suelos.

Cuando entré a mi primer trabajo en Grupo Bimbo, el dresscode era formal. Y fue ahí donde comencé a acercarme un poco más a la moda. Pues tenía que arreglarme no había de otra. Y de cierta forma quería verme mejor, sabía que tenía que echarle ganitas. Y poco a poco me fui transformando. Comencé a invertir en mi guardarropa, y en maquillaje. Fue como entrar a girl world.

Luego salí de la carrera y entré a una agencia de publicidad liderada por hipsters de la Roma. Caminaba diario al trabajo y me llamaba mucho la atención la manera de vestir de la gente, y empezé a mezclar mi ropa para crear looks originales. Justo en el 2012 cuando comencé el blog, estaba en un buen momento en mi vida. Deprimida por lo del exnovio pero el blog me volvió a la vida. Comencé a hacer investigaciones sobre la moda, empecé a leer más sobre ella. A conocer el punto de vista de los mismos diseñadores sobre sus diseños y colecciones y me enamoré de este sistema tan novedoso. Ese mismo año me hicieron una invitación a Google Plus Fashion en los Estudios Churubusco para cubrir sus pasarelas. Y fue lo mejor que me pudo haber pasado. Renuncie a la agencia de inmediato. Mi jefe de ese entonces no me tenía permitido faltar un par de días para ir así que decidí renunciar y tomar la aventura.

Conocí gente auténtica y muy original. Entendí que la moda no era solamente las marcas, la ropa o el diseñador. Durante ese año tomé cursos en el Centro de Diseño, Cine y Televisión. Donde conocí a Johnny Carmona y a Gustavo Prado quienes me hicieron comprender un poco más sobre la moda, sobre las tendencias y la mercadotecnia. Y me enamoré más de la moda. Mientras más aprendía de ella, me enamoraba de los personajes de quienes aprendía como Bill Cunningham, Iris Apfel, Anna Wintour, y las subculturas de la moda y su historia. Llegué a la conclusión de que la moda, era expresar tu individualidad ante los demás.

No importaba lo que te pusieras, mientras tu te sintieras bien contigo mismo. Por algo dicen que la confianza en uno mismo es el mejor outfit. Y me inspiraba en Iris Apfel y me alocaba con mis outfits y  de la nada me volví adicta a la moda. Ya hablaba Prada jajajaja no importaba si era plus size. Veía como se vestía Beth Dito (cantante de The Gossip) y decía al diablo con esto saben voy a disfrutar la moda.

La moda me ayudo a tener confianza en mí misma, a perderle el miedo. A dejar de importarme lo que pensaran los demás de mi. A darme una oportunidad de sentirme bonita. De dejar de tener miedo por mis curvas, si no aceptarlas. 3 años  (2015 )después baje 22 kilos  por salud no por estética. Y ahora puedo decirles que la disfruto todavía más. Me siento tan bien en mi cuerpo, y con cada outfit que armo es como si estuviera haciendo arte.

¿Cómo la moda salvó mi vida? Me llevó de ser una adolescente temerosa, a una adulta pro activa y segura de sí misma. Me sacó de una depresión enorme que llevaba arrastrando con los años. Me ayudo a aceptarme a mí misma. No es el diseñador que usas, ni que marca, es el disfrutarlo. Fue como dejar salir a esa Rebeca que llevaba reprimida años. De pronto ya tenía el cabello azul, rosa, morado, y expresaba mi individualidad. Entendí que yo era dueña de mi cuerpo no la sociedad. No mis bullies ni la gente de afuera. Que la que iba a vivir en este cuerpo era yo. Lo mejor que me pudo pasar fue llegar a los 29 años. Fue como rencontrarme a mí misma. Ya cumplo 3 años bloggeando sobre moda, pero quería compartirles la parte emocional de esta. Por que todos vivimos la moda de manera diferente. Espero que ustedes también la disfruten y no tengan miedo a expresar su individualidad ante los demás.

Sin cambios no hay mariposa, todo comienza desde dentro. Y se refleja hacia fuera. Por que realmente como te vistes proyectas tu sentir interno. Date la oportunidad de liberarte, experimenta, y descubre quien eres. Por que mereces ser la mejor versión de ti misma.